Blogia
lamia

"A menudo una piedra dura protege
un secreto blando".

 

Es parte de un poema de Maria Wine que Luisa ha colgado en su blog. Aunque no he descubierto la poesía hasta hace muy poco tiempo, lo cierto es que este poema me ha hecho reflexionar y he querido rescatar esta pequeña estrofa.

Acabo de cumplir años... y eso siempre me hace reflexionar sobre mi vida. Acabo de saber también que continúo en mi trabajo (podían haberse producido cambios que, afortunadamente, no se han dado), dentro de unos días podré iniciar mis vacaciones (tampoco estaba muy claro que pudiera hacerlo este año), llevo casi un mes dando clases de salsa (algo que siempre había querido hacer y nunca había encontrado el momento oportuno).... En fin, muchos cambios en poco tiempo. Y todo ello cuando inicio un año nuevo.

La gente hace sus propósitos de nuevo año habitualmente entre la noche del 31 de diciembre y la madrugada del 1 de enero. No es mi caso. Mi frontera temporal la marca siempre mi cumpleaños. Un evento que propago a los cuatro vientos y que me encanta compartir con mi familia, mis amigos, mis compañeros, mis conocidos.... Con el mundo entero.

Este año presiento que va a ser distinto. Por eso creo que me ha llamado tanto la atención el poema. Dice que "a menudo un piedra dura protege un secreto blando".

Durante más de siete años me ido moldeando como un canto rodado arrastrado por la fuerza del río que encierra su secreto blando (o tan duro quizá como el corazón de la piedra). La corriente, en lugar de horadar el canto, no ha hecho sino depositar capas de sedimento que han ahogado anhelos, deseos, aspiraciones....

Como si de una cebolla se tratara, empiezo a quitar las llaves que encierran el secreto. Y me doy cuenta de que ya no duele... Es sólo una cicatriz, un recuerdo.

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

10 comentarios

Lamia -

Fernando, te aseguro que en las últimas semanas el cierzo barre mi casa con fuerza.

Fernando -

Siempre cuesta cuando nos hemos dejado arrastrar por la vida...coger impulso y abrir las puertas...que entre el cierzo y deje abandonadas las estancias vacias...eso a veces es lo mejor para ahuyentar las sombras..abrazos..y felicidades...y la poesía es un bien entrañable de todos.

Lamia -

Nada de descumplir, jubilado. Muy orgulloso de cada año...

-------------------------------

Efectivamente, Gaia. Hijos somos de nuestras circunstancias...

gaia56 -

Leí en algún sitio que nacemos desnudos y la vida nos llena de cicatrices. Algunas heridas abiertas tardan más en cicatrizar, otras no cicatrizan nunca, pero el cofre de los años vividos, las experiencias acumuladas nadie nos lo puede quitar.

unjubilado -

Felicidades. Yo hace años que ya no cumplo, ahora descumplo
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Lamia -

Mima, muchas gracias por tu felicitación. Me encanta cumplir años.
----------------------------

Miguel Ángel... en este caso la semilla debía estar enterrada bajo siete capas de estiércol. Pero en ello estamos. Y, por supuesto, me encanta que estés ahí.
Besos.

miguel angel -

Ya sabes que las semillas están muy escondidas y cuando deciden germinar no hay quien las pare. Yo quiero ver lo que nazca (si me lo permites claro)

lamima -

Las cicatrices son como una prueba superada ¿no?..coincidí contigo en fijarme en ese verso del poema de Maria Wine que nos dejó Luisa. Me parece muy cierto.
Me alegro de que este tiempo te esté trayendo buenos cambios.
Un beso muy fuerte de cumpleaños.

Lamia -

Gracias por tus buenos deseos. El poema es precioso y el mérito es de Luisa que lo ha colgado en su blog.

Nerim -

Primero desearte muchas felicidades por tu cumpleaños, tambien felicitarte por la continuidad de tu trabajo y darte las gracias por poner el enlace del poema completo, lo he leído y me ha parecido genial, lo he copiado para leerlo otra vez. No conocía a la autora pero a través de internet he podido leer su biografía.
Un fuerte abrazo y felices cambios.
Nerim
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres