Blogia
lamia

On a hot roof

On a hot roof

 

Bajo las tejas, la oscuridad que inunda el alma

esconde jirones ajados,

retazos de vidas antiguas superpuestas,

enlazadas, muertas.

 

Entre las tejas, surcos profundos preñados de ausencias,

se oculta la escarcha.

Y en ellos, las hojas, niñas mimadas del cierzo,

empapan el dolor de la espera.

 

Sobre las tejas, donde nunca miras,

creció un tapiz de ternura

en el que las risas, huérfanas eternas,

han calentado su urdimbre

dibujando el sol y la niebla.

 

Foto: M. A. Latorre

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

4 comentarios

Lamia -

Gracias por la parte que me toca, Marta. La foto es realmente preciosa. Y es, sin duda, la que ha inspirado el texto.

Entrenomadas -

Pedazo de texto y de fotografía.
Me la quedo.
Un abrazo,
Marta



PD: No me creo que hayas vendido tu conciencia.

Lamia -

Amigoplantas, la cubierta de una casa es tremendamente importante pero más lo son los cimientos. En ellos hay que trabajar primero para que lo que sobre ellos se asienta tenga la fortaleza de las antiguas murallas junto con la flexibilidad del junco, que se cimbrea sin partirse ante la fuerza del viento.

amigoplantas -

Ojo a las tejas:

Debajo de las tejas allá en la alta montaña, también se guardaban botellas de vino comprado en la ribera para "enranciarlo"

Y cuando las tejas fallan si no se reponen inmediatamente, la casa se cae... seguro
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres