Blogia
lamia

Hoy no me has llamado

 

 

 

 Cuando escribía, escuchaba el Nocturno número 8 de Chopin.

Hoy no me has llamado, ni me has escrito.

Pero esta mañana de sueños vacíos

estabas conmigo.

 

No me has llamado ni me has escrito

pero te esperaba.

Como cada día.

Sentada en el río, junto al haya centenaria,

donde el musgo crece,

en el lado norte, la cara vuelta buscando tu abrigo.

 

Hoy no me has llamado, ni me has escrito.

La piel perfumada y el alma en un puño

por si llegabas,

por si recordabas que espero tu beso:

el que no nos dimos.

 

Sentada en la roca,

melancólica espera en días perdidos.

jornadas eternas si al final no llamas,

si no me has escrito.

 

Cuántas veces temo que vengas a verme,

cuando no me llamas, cuando no me escribes.

Las manos temblando, el alma en un puño.

 

Porque temo siempre,

que si no me llamas, que si no me escribes,

recuerdes un día que casi lo hicimos:

casi nos amamos,

momentos inciertos en los que,

a pesar de todo,

casi nos quisimos.

 

Hoy no me has llamado, ni me has escrito.

Sin embargo,

ahora,

sueño contigo.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

9 comentarios

Lamia -

Esa alternativa no es viable. Pero gracias por compartir mi alegria.

amam -

Otra alternativa sería que tú le llamaras, a pesar de que estés mejor que en el pasado, cosa que me alegro mucho. Besos

Lamia -

Que no, que no...que mientras espero sigo viviendo... Y mejor que hace mucho tiempo, además.

Sofi -

¡Cuántas horas esperamos que nos llamen, que nos escriban, horas de esperas imposibles! Pero mientras esperamos es posible que nos estemos perdiendo momentos maravillosos, del aquí y del ahora.

Lamia -

Entiendo que, como en mi arroyo abunda el musgo, de degradación nada. ¿no?

amigoplantas -

La persona que introdujo a mi chica en el mundo de los tintes naturales, una ex-ejecutiva-agresiva de mucho éxito que por un cambio vital en su pareja mandó todo a hacer puñetas; liquidó posesiones, y se largaron a vivir a Triste (Pantano de La Peña), nos explicaba de los líquenes que son una gran fuente de colores para ese tipo de tintes

Decía que el tronco de un árbol debe estar revestido con ellos, ayunque el musgo vale igual. Si no es así, en donde no es así, eso se puede tomar como un índice de degradación del medio (contaminación)

Lamia -

Me temo que es una llamada imposible.

carlos -

Francamente bonito. Pero al final ¿te llamó?...
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres