Blogia
lamia

La luciérnaga

La luciérnaga

Espero que os guste esta pequeña fábula, que dedico a Alas de Plomo para que me disculpe por mis despistes.

 

Cuenta la leyenda que una vez una serpiente empezó a perseguir a una luciérnaga. Esta huía rápido con la feroz predadora y la serpiente al mismo tiempo no desistía.

Huyo un día y ella la seguía, dos días y la seguía... Al tercer día, ya sin fuerzas, la luciérnaga paro y le dijo a la serpiente:

- ¿Puedo hacerte tres preguntas?- dijo la luciérnaga.

- No acostumbro dar este precedente a nadie pero, como te voy a devorar, puedes preguntar- contestó la serpiente.

- ¿Pertenezco a tu cadena alimenticia?- pregunto la luciérnaga.

- No- contestó la serpiente.

- ¿Yo te hice algún mal?- dijo la luciérnaga.

- No- volvió a responder la serpiente.

- Entonces, ¿por que quieres acabar conmigo?

- ¡¡¡Porque no soporto verte brillar...!!!

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

12 comentarios

carolina -

gracias por esta genial fabula me enseño a no ser emvidiosa por cierto chicos esa ****** de vibora me recuerda a mi compañera de primaria siempre tratando de q yo no triunfara esa fabula estuvo tripiante

celinda -

hermosa fabula muy interesante

Lamia -

Es cierto, la envidia nos acompaña siempre. Aunque a veces adopta formas más sugerentes que la de la serpiente.

Diego, me temo que en esta ocasión mi mérito radica únicamente en haber recuperado la fábula y traido hasta aquí. No es un texto mío.
Y gracias, siempre, por tus piropos.

Diego de Rivas -

Mi querida y misteriosa, Lamia. ¡De nuevo te has superado!!

Una maravilla de fábula que leo a la par que escucho 'Suspiros de España'. Se me pone la piel de gallina.

Ya sabes que me tienes "enamorao", loquito de amor. Me encanta, tu respeto a los demás ... porque aquí eres la mejor. Muy oportuna tu fabula.

Un besito,

laMima -

Mmmm....esa serpiente era española: dicen que la envidia es una "insignia" nacional.
Bonita fábula.
Besicos.

Lamia -

Qué alegría, Chema, saber que andas por aquí de vez en cuando. Tienes razón con lo de los prejuicios pero es que, desgraciadamente, hay que cosas que no cambian.

Celebrador, me he dado una gran alegría al comprobar que tu Reino de Hayas sigue en la blogosfera. Un abrazo.

Gerardo, gracias por esos besos del alma. Es un placer.

De nada, Carlos. Besos.

Jubi, lo del despiste es consustancial a mi naturaleza. No veas los problemas que eso me genera...

unjubilado -

Bonita fábula. Creo que todos nos despistamos en alguna ocasión. Si yo te mostrara en mi blog o en comentarios que he hecho, los despistes sufridos, rellenaría otro blog y eso que cada vez soy un poco mas precavido.
Saludos.

gerardo -

FELÍZ DÍA.
La mujer, hoy, mañana y siempre complice del hombre en esta vida, siempre iguales y no de otra manera.
Besos para tu alma agradecido de tu apoyo y de tu afecto.

carlos -

Preciosa fábula y gracias por dedicármela. Pero no me has causado ninguna molestia al confundir tabaco con trabajo. Una pregunta, ¿por casualidad la serpiente era española?.

gerardo -

Gracias por tu post.

Felíz día de la mujer. Hoy, mañana y siempre.

Besos para tu alma.

celebrador -

Excelente sociología

chema -

Hola! Me trae el cierzo hasta aquí y me encuentro con una preciosa fábula. Me gusta, pero me da mucha pena y rabia que la serpiente (igual que otros seres) sea siempre la malvada. ¡Qué difícil es cambiar los prejuicios!
Un abrazo
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres