Blogia
lamia

Serenidad

 

Serenidad frente a rencor. Mi querido Alas de Plomo siempre tiene la palabra exacta. Minutos antes de leer sus palabras escribía desde el dolor porque las relaciones personales son difíciles y su evolución un misterio. Otro bloggero, que renombra los días cada jornada,  se refería esta semana también a cómo las relaciones de amistad derivan -en demasiadas y decepcionantes ocasiones, a su juicio- en momento pasados que hacen que te cuestiones el tiempo y la energía que a ellas dedicaste.

 

Sin embargo, gracias a las palabras del hombre que lleva el corazón en sus alas, he dado marcha atrás y he reescrito mis pensamientos desde la serenidad. Ideas y sentimientos que nacen de una confesión y que, como acto que llevamos a cabo, tiene su consecuencia. Un resultado que no sólo depende de nosotros y que, por inesperado, a veces tampoco es de nuestro agrado.

 

Por eso, y por la serenidad, no transcribo lo que tenía previsto.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

9 comentarios

Lamia -

Sin embargo, ¿cómo escapar al dolor que te causan quienes más quieres?

sofi -

La serenidad es una buena maestra y en cuanto a las decepciones solo hay que darles la importancia que se merecen. Duelen pero, como dijo alguien un día, no te hace daño el que quiere sino el que puede. Un saludo

Lamia -

Lo de Carlitos rejuvenece pero... ¿tanto? Ja, ja, ja.

carlitos -

A mí llamame como te apetezca,total voy a responderte de igual manera. Casi me quedo con el diminutivo que me hace más joven y más entrañable. ¿NO?. Me alegro que una sola palabra haya servido para serenarte. Ojalá pudiera mandarte todo el diccionario junto y ser de más ayuda. ¡Qué narices, te lo mando!.
http://buscon.rae.es/draeI/

Lamia -

Me he confundido de Carlos. Os pido perdón a los dos.

Lamia -

Carlos, no hay misterio que valga. Simplemente la lucha diaria por seguir adelante y la Fe. El otro día me hacias una reflexión al respecto sin saber muy bien cuál sería mi postura. Aunque ya sé que no está de moda, la Fe me ha ayudado y me ayuda siempre. Y, por si alguno duda, me refiero a la Fe en Dios. Como decías el otro día, Aquél que nos enseñó que hay que amar a los otros como a uno mismo y que en el perdón está la Salvación.

carlos -

Jamás un paso atrás sereno, sirve de tanto como cuando permite tomar impulso para continuar a pie...
Debe de ser cierto lo que nos cuentas, lo que me cuentas, porque al leerte, se percibe la calma de esa reflexión tranquila, como de un nuevo planteamiento, surgido de un modo natural, dejado llevar, suave y aceptado ya con la firmeza de quien puede mirar atrás sin el rencor o el dolor que pudo haber imprimido nuestro pasado, lo pasado... Si es así como presumo, enhorabuena... Dános la pauta, el truco de magia que hay que darle o hacerle a la memoria, a la mente, a la imaginación para que dé ese impulsador paso hacia atrás, que permite afrontar el día a día, sea cual sea su nombre, para disfrutarlo mirando el futuro sin preocupación, sin dejarlo de observar con esperanza de todo lo bueno que nos merecemos...

Besísimos!

Lamia -

Gracias a ti, Diego, por venir. A veces buscamos el resultado y nos perdemos por el camino. Voy a tratar de aprender a disfrutar del presente sin preocuparme por el futuro. Pero, claro, las viejas costumbres son difíciles de cambiar. Y más cuando una es tan impulsiva. Que lo soy.

Diego de Rivas -

Mi querida y misteriosa. La vida se escribe así. A veces, desde la serenidad o con pasión e ilusión o con rabia. Según el día. Lo importante es que el resultado, a pesar de los pesares, depende de nosotros. Lo creo así, mi querida Lamia. Sí, la vida se vive en presente con el que se construye el futuro. Y, tú, crees en tí misma y mucho más de lo que piensas. Gracias,
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres